Para muchos Charlie Parker marcó un antes y un después en la historia del jazz. Fue uno de los fundadores del bebop e introdujo variantes y cuerdas no oídas hasta entonces.

Todo esto lo logró en 34 años, cómo otros músicos con talento murió joven, y con la ayuda de un instrumento relativamente moderno, el saxofón, inventado menos de 100 años antes de que él naciera.

Aunque todos tenemos al saxo cómo un instrumento de aire que ha estado siempre ahí, se inventó alrededor de 1840 por el francés Adolphe Sax. El 28 de Junio de 1846, este fabricante de instrumentos belga, presentó 14 patentes para un grupo de instrumentos.

La idea de Adolphe Sax era realizar un instrumento que sonara como uno de viento-metal con la movilidad de uno de viento-madera. Sus primeros saxofones estaban construidos en madera y abarcaban dos categorías de siete instrumentos cada una. Una categoría era para obras orquestales, con los instrumentos transpuestos afinados en do o en fa; y la otra para bandas militares con instrumentos que se afinaban entre si y mi.

Mientras el diseño era exclusivo de Adolphe Sax el instrumento sólo fue relativamente popular entre las bandas militares francesas. Sax pasó años litigando para asegurar su invención y nunca logró ganar demasiado dinero con su invento.

Las patentes expiraron a los 15 años y fue la llegada de otros fabricantes la que convirtió el saxofón en un instrumento parecido a lo que hoy es. Sax nunca logró que el instrumento pudiese interpretar piezas difíciles ya que el conjunto de llaves era muy simple. Fueron los diseños de otros los que añadieron llaves adicionales y ampliaron la campana para facilitar la interpretación de piezas complejas. A Estados Unidos el Saxo llegó en 1888, fabricado también para bandas militares, y se popularizó en 1900 como instrumento de vodevil para imitar sonidos de pollos. Vamos, su futuro no era muy prometedor.

Todo cambió en los años veinte, cuando el clarinetista Sidney Bechet se cansó de que su compañero de banda lo eclipsara con el cornete. Se pasó al saxofón y cuando los demás vieron que su sonido era mucho más potente empezaron a usarlo. En los años 30 fueron Coleman Hawkins, Ben Webster y Lester Young los que asombraron con sus solos de saxofón.

Y fue en 1940 cuando Charlie Parker inventó el bebop, creando unos sonidos inimaginables por ese señor belga que en 1840 ideó un instrumento para orquestas y bandas militares.

Fuentes: Wikipedia y Wired.
Imagen: Frank Lindecke

Los comentarios están cerrados.


¿No has encontrado lo que querias? Prueba buscando en todas nuestras entradas