En el año 1993, cuando Toyota empezó a trabajar en el proyecto Prius (Llamado entonces proyecto G21), dos hermanos norteamericanos con mucha experiencia en las nuevas tecnologías decidieron culminar sus carreras creando una empresa que iba a revolucionar el mundo de la automoción: Rosen Motors.

Los hermanos eran Ben y Harold Rosen, el primero fue uno de los creadores de Silicon Valley, colaboró en la fundación de Lotus, Borland y Compaq, de la que entonces era consejero delegado y el segundo es un brillante ingeniero que es considerado el padre de los satélites geoestacionarios. En esa época tenían mucha experiencia, y dinero también, y su carrera se había construido luchando, y derrotando, gigantes como AT&T e IBM; por lo que el reto de convertirse en la empresa de referencia de automóviles ecológicos, aunque difícil, no parecía imposible para ellos. ¿Cómo lo harían?

Rosen Motors - Hibirdo con turbogenerador y batería inercial

El concepto era sencillo pero revolucionario: Tecnología hibrida. Pero para revolucionar un sector has de hacer propuestas totalmente diferentes y la suya sin duda lo era. La electricidad se generaba con un turbogenerador y esta se almacenaba en una batería inercial. A partir de aquí lo que seguía es normal a día de hoy, un motor eléctrico en cada rueda trasera generaba el movimiento en fases de aceleración y recuperaba energía durante las frenadas. De todos los componentes usados, hay dos que, aún hoy, sorprenden:

Turbogenerador

Los Rosen, aparte de Rosen Motors, crearon también Capstone Turbine, la empresa que desarrolló el turbogenerador compacto de 30kW. Este se alimentaba con gasolina sin plomo y para lograr una alta eficiencia energética, usaron sólo una parte móvil suspendida con cojinetes de aire que giraba a 96.000 rpm.

Batería inercial

Aquí estaba la segunda revolución, cómo en 1993 la eficiencia de las baterías químicas aún era bastante baja desarrollaron un volante de inercia que almacenaba energía cinética. Este rotaba a 55.000 rpm y producía la electricidad necesaria con su rotación. Para lograr que la energía no se perdiera con las fricciones, alojaron el volante en una cámara al vacio mediante levitación magnética.

Batería Inercial - Hibrido - Flywheel

Cómo funcionaba

El sistema, en teoría, es simple. La turbina giraba a velocidad constante para generar la energía necesaria para cargar la batería. Trabajando a velocidad constante consigues que el consumo de combustible sea lo más bajo posible puesto que cualquier motor, cuando gasta más es en fase de aceleración. Esta electricidad se volvía a transformar en rotación dentro de la batería inercial, que subministraba la electricidad necesaria para acelerar el coche.

Según los hermanos Rosen, la combinación del turbogenerador y la batería conseguía doblar la autonomía de cualquier coche, producí un sonido espectacular (Sin llegar a ser molesto cómo en un jet) y aceleraba a de 0 a 100 a un Mercedes-Benz en 6 segundos, más rápido que su V8.

En 1997 consiguieron hacer rodar un prototipo sobre la base de un Saturn, el sistema funcionó perfectamente durante todas las vueltas y se convirtieron en la primera empresa en demostrar la viabilidad de la combinación turbogenerador-batería inercial para mover un vehículo eléctrico.

¿Por qué fracasó?

Las expectativas que tenían los Rosen de este proyecto eran muy altas. El objetivo era desarrollar una tecnología hibrida para reemplazar los motores de todos los coches, de forma que el sello de calidad de los PCs, Intel Inside, se aplicara también a los coches, Powered by Rosen.

En una industria tan conservadora como la automoción las nuevas ideas son difíciles de implementar. Como explica Ben Rosen en su blog, entre 1996 y 1997 se reunieron con altos ejecutivos e ingenieros de nueve de los mayores constructores mundiales. Aún enseñándoles las ventajas teóricas y los resultados del prototipo fueron incapaces de convencerlos para invertir en su tecnología hibrida. Según él llegaron demasiado pronto y el sector aún no estaba preparado, pero yo no tengo claro que lo estuviera ahora, simplemente la automoción es conservadora mientras que los sectores en los que ellos tenían experiencia son dinámicos y una invención así no la deja escapara nadie. Los Rosen habían invertido en su empresa alrededor de 25 millones de dólares.

Aún así sus desarrollos han servido para otras aplicaciones. Capstone Turbine cotiza en bolsa y es líder en el sector de las microturbinas mientras que las patentes de la batería inercial son la base sobre las que Pentadyne desarrolló los UPS con baterías inerciales.

Fuentes

Revista TIME

All Business

El blog de Ben Rosen

Actualización: A través del foro del Toyota Prius (Actualizado Mayo 2015: El enlace ya no está disponible) he añadido el vídeo de la prueba de 1997.

Los comentarios están cerrados.


¿No has encontrado lo que querias? Prueba buscando en todas nuestras entradas