Últimamente he ido leyendo bastantes noticias con quejas de diferentes sectores sobre la situación económica. Es obvio que estamos en crisis y que es relativamente fácil encontrarse a gente que se queja por la situación, pero lo curioso de todas estas quejas que he visto es que ninguna hace un atisbo de autocritica, todos culpan al mercado y reclaman medidas al gobierno y/o consumidores para evitar su brusca caída de ventas e ingresos.

El último boletín del Banco de España publica los siguientes datos sobre la incidencia de la crisis:

  • El PIB de España en el 1r trimestre de 2009 ha bajado un 3.9%
  • Desde Julio del 2008 el índice general de comercio minorista ha bajado una media del 7,6%. Podríamos decir que este es un buen indicador de la caída de las ventas en las tiendas, aunque aquí se incluye todo, alimentación, electrónica, servicios. Por lo que hay algunos sectores que compensan a otros.
  • Las ventas de automóviles han bajado constantemente desde Enero del 2008, siendo el mejor mes Junio de este año dónde solo bajaron un 15,7%.
  • El índice de producción industrial de Mayo del 2009 ha bajado un 22,3% en España y un 17% en Europa.  De estos, la caída de bienes destinados al consumo ha sido del 13,1% en España y del 5% en Europa.
  • Los fabricantes de bienes de consumo de España indican que durante el 2º trimestre de 2009 su capacidad de producción está al 67% y que sus stocks han crecido un 26%.
  • El total de la industria de la zona Euro, sin contar la construcción, dice que en Junio del 2009 su cartera de pedidos había bajado un 63%.

Este pequeño resumen sólo pretende demostrar que las cosas están mal para todos y que muchos tienen ganas de llorar. ¿Entonces como puede ser que algunos busquen culpables externos?

Música

Estos fueron los que me animaron a escribir este artículo. Ayer leía que las ventas de música cayeron un 30,5% durante el primer semestre del año y la explicación de las causas de tal descenso: La piratería. El hecho de que el consumo general haya bajado, tal como se muestra en el informe del Banco de España, no tiene nada que ver. Según los señores de Promusicae si no existiera Internet y el p2p la gente actualmente no iría a cenar fuera, no compraría coches, etc. por culpa de la crisis pero seguirían comprando discos como si no pasase nada. Cuanta razón tienen, de hecho desde que les leí he decidido ahorrar el euro del café en el bar para, de aquí 20 días, poder comprarme el último disco de Los Panchos.

Cómo modesta aportación a lo que puede hacer internet para la música me atrevo a proponer el modelo de Trama Virtual, una discográfica brasileña que permite la descarga gratuita de todo su catalogo, puedes hacer una donación si quieres pero no es necesario. En 2005 parecía que el negocio ya les funcionaba bien y supongo que ahora siguen igual o mejor.

Agricultores

Este es otro sector que me fascina por sus protestas, pero primero de todo quiero aclarar que a diferencia de Promusicae a los agricultores les tengo un gran respeto y que esta crítica no pretende ofenderles sino hacerles ver que su realidad es la de muchos otros.

La gran queja de los agricultores, año tras año, es que los precios de los productos aumentan considerablemente en la cadena de distribución. La última protesta se debía a que han detectado aumentos de hasta 5 veces en el precio de algunos productos (Su ejemplo es el de las berenjenas, que las venden a 0,19?/kg y se pueden comprar a 1?/kg). Para evitar esto piden una ley de márgenes comerciales que regule claramente cuanto se puede incrementar el precio de un producto, cómo si ellos fueran los únicos productores que ven cómo el precio de coste se multiplica por 5, 6 o 7 hasta llegar al consumidor.

Pero el problema es que este aumento de precios pasa en todos los productos, no sólo en la alimentación. Normalmente te dicen que para calcular el precio de venta de tu producto multipliques el coste por 5, para incluir los márgenes del detallista y del distribuidor. Aquí hay un buen ejemplo de cómo se marcan los precios de los productos y de los márgenes habituales en el sector de la distribución. Está claro que cuanto más grande eres más capacidad tienes para imponer los precios, ya seas productor, distribuidor o detallista. Ejemplos hay muchos, en la producción tienes a la OPEP, un cartel que agrupa a la mayoría de productores de petróleo y fija los precios de venta de todos, si todos los productores de berenjenas hicieran lo mismo, pues otro gallo cantaría; en la distribución tienes el ejemplo de los importadores exclusivos, por ejemplo Finicon (Que importa todos los productos Nikon), ellos dictan los precios de venta que normalmente son mucho más altos que en cualquier otro país, pero como amenazan con no reparar importaciones paralelas en garantía pues de momento la cosa les está funcionando; y en los detallistas tenemos el ejemplo de las grandes cadenas cómo Carrefour, El Corte Inglés, etc. que al tener tantos puntos de venta te obligan a aceptar sus márgenes bajo la amenaza de no tener tus productos en sus tiendas.

La única forma de luchar contra esta tiranía de los grandes es establecer un canal de venta directa, saltándote todas las barreras de la distribución. En internet ya hay varios agricultores que venden sus productos de forma directa y hay varias entidades (Por ejemplo COAG Málaga o la Generalitat de Catalunya) que trabajan por ayudar a los pequeños agricultores en la venta directa de sus productos.

Automóvil

Este es otro sector que me sorprende por sus quejas y el cual no me da ninguna lástima. Para poneros en situación sólo hay que ver el informe del Banco de España en el que se indica que ha habido meses con caídas del 48% de las ventas. La solución pedida por Faconauto (La asociación de concesionarios) ha sido dar ayudas directas a la compra de coches, ya que la caída de ventas se debía únicamente a la situación económica mundial. Lo han pedido múltiples veces y, ahora que ya lo han conseguido, se quejan porque las ayudas se pueden acabar pronto.

Está claro que el sector de la automoción en España es uno de los motores de la economía y que hay que intentar cuidarlo al máximo para evitar despidos masivos que podrían la economía en grandes apuros. El problema, y la indignación, viene cuando lees las siguientes declaraciones del presidente de Faconauto hizo en Noviembre del 2008:

?El 25% de las ventas de coches que se han hecho en España han sido falsas?. ?Hinchamos las cifras mediante la venta de coches a flotas de alquiler y a través de la automatriculación de los coches denominados kilómetro cero.?

Así pues gran parte de la caída de las ventas, sino toda, ha sido falsa. Entonces, ¿cómo se pueden atrever a pedir ayudas para sacarlos de un problema en el que se han metido ellos solos?

Vamos, ¡que quien no llora no mama!

Los comentarios están cerrados.


¿No has encontrado lo que querias? Prueba buscando en todas nuestras entradas