En los presupuestos generales del año que viene el gobierno ha previsto una reducción de la inversión en I+D. Ya se sabe, cuando hay crisis es más importante ayudar a los que lo han hecho mal que seguir luchando junto a los que quieren hacerlo bien?Así que voy a intentar dar algunos motivos de porque creo que esta reducción no es una buena idea.

Mi búsqueda se ha centrado en ver cómo se aplican las ayudas de I+D, para intentar entender cuánto I+D del de verdad hacemos en España. Por el camino me he encontrado el informe COTEC del año 2008 (pdf) que nos habla de la Tecnología e Innovación en España. Allí, aparte de multitud de indicadores comparando España con la UE-27, los cuatro grandes de la UE (Alemania, Francia, Italia y Reino Unido) y Polonia me he encontrado con lo siguiente:

Problemas del sistema español de innovación

Para la elaboración del informe se hizo una encuesta en 2007 a los principales agentes de la innovación en España (Empresas, Administraciones Públicas, Universidades, Centros Tecnológicos, Sistema Educativo, Sistema Financiero, etc.) y los principales problemas que encontraron fueron los siguientes (Entre paréntesis el porcentaje de expertos que lo consideraron un problema muy importante):

  1. Escasa dedicación de recursos financieros y humanos para la innovación en las empresas (80,3%).
  2. La I+D de las universidades y de los centros públicos de investigación no está suficientemente orientada hacia las necesidades tecnológicas de las empresas (74,2%).
  3. Escasa cultura de colaboración de las empresas entre sí y entre estas y los centros de investigación (74,2%).
  4. La demanda nacional no actúa suficientemente como elemento tractor de la innovación (71,2%).
  5. Falta de cultura en los mercados financieros españoles para la financiación de la innovación (71,2%).
  6. Las empresas no incorporan tantos tecnólogos (titulados que hayan participado en proyectos tecnológicos españoles o europeos) como otros países europeos (71,2%).
  7. El potencial científico y tecnológico del sistema público de I+D no es aprovechado suficientemente por las empresas españolas (69,7%).
  8. Insuficiente coordinación entre las actuaciones promovidas desde las distintas administraciones (68,2%).
  9. Las compras públicas de las administraciones no utilizan su potencial para impulsar el desarrollo tecnológico (66,7%).
  10. Desajuste entre la formación y la capacitación recibida en el sistema educativo y las necesidades de las empresas para innovar (65,2%).
  11. Exceso de burocracia en el procedimiento para obtener ayudas públicas para el desarrollo de proyectos innovadores en las empresas (62,1%).
  12. Baja consideración de los empresarios españoles hacia la investigación, desarrollo tecnológico e innovación como elemento esencial para la competitividad (60,6%).
  13. Las políticas de investigación, desarrollo tecnológico e innovación fomentan más la mejora de la capacidad de investigación de los centros públicos que el desarrollo tecnológico (59,1%).
  14. Falta de cooperación entre las pymes para promover proyectos y actuaciones a favor de la innovación (59,1%)
  15. La transferencia de tecnología de las universidades y centros públicos de investigación a las empresas se ve perjudicada por las limitaciones del ordenamiento administrativo (56,1%).
  16. Proliferación de parques científicos y tecnológicos sin tener en cuenta su idoneidad como instrumentos de innovación (52,3%).
  17. Desajuste entre la oferta tecnológica de los centros tecnológicos y las necesidades de la empresa (50%).
  18. Dificultades en la aplicación de las ayudas fiscales a la innovación (48,5%)
  19. Escaso conocimiento y falta de valoración por las empresas de los servicios de las oficinas de transferencia de tecnología (OTRI) (48,5%).
  20. Insuficiente formación y capacitación en el uso de las nuevas tecnologías en las empresas (47%).
  21. Inadaptación del sistema de patentes y de la protección jurídica de los resultados de la investigación para un desarrollo innovador de la empresa (40,9%)
  22. Escasez de financiación pública para el desarrollo de tecnologías emergentes (40,9%)
  23. Escasa promoción pública de grandes proyectos multidisciplinares, con participación de empresas, universidades y otros centros públicos de investigación (35,4%)
  24. Papel insuficiente de las políticas de apoyo a la investigación, desarrollo tecnológico e innovación en las actuaciones prioritarias de las administraciones públicas (El 34,8% lo considera muy importante).

La mayoría de problemas detectados cómo más importantes son responsabilidad de las empresas, aunque para todos ellos la administración ofrece (U ofrecía) subvenciones para mejorarlo.

Una vez se han detectado los problemas toca ver que se está haciendo para solucionarlos.

Tendencias del sistema español de innovación

La encuesta se hizo a la misma gente que la anterior, en este caso se buscaba evaluar que había mejorado con respecto al año anterior (Entre paréntesis el porcentaje de expertos que consideró que ha mejorado):

  1. Disponibilidad de fondos públicos para el fomento de la I+D+i (66,7%).
  2. Importancia de las políticas de fomento de la innovación dentro de las políticas del gobierno español (59,1%).
  3. Dinamismo empresarial para afrontar los nuevos desafíos de la innovación (42,4%).
  4. Concienciación de investigadores y tecnólogos sobre la necesidad de responder a la demanda de innovación de los mercados (39,4%).
  5. Importancia dada en las empresas a la gestión del conocimiento y la optimización de los recursos humanos (30,3%).
  6. Fomento de una cultura española de la calidad y del diseño (29,2%)
  7. Presencia de una cultura empresarial basada en la innovación y la asunción del riesgo económico que ésta conlleva (22,7%).
  8. Capacidad tecnológica competitiva de la economía española a escala mundial (21,2%).
  9. Adecuación del capital humano a los desafíos de la innovación (16,7%)
  10. Eficiencia de las estructuras de interfaz para la transferencia de tecnología (12,1%)

Curioso, las dos cosas de las que los expertos estaban más orgullosos y en las que estábamos mejorando más son las dos que nos vamos a cargar.

Pues creo que está claro, la opinión de los expertos (Catalogados como tales por el Ministerio de Ciencia e Innovación) era que lo mejor que se estaba haciendo para el I+D eran las políticas del gobierno, entonces quizás no sea muy buena idea deshacer en un año el trabajo de una década.

Nota

Este post es parte de la iniciativa de La Aldea Irreductible para dar como mínimo 100 razones para evitar el recorte en I+D previsto en los Presupuestos del año que viene. Durante el día de hoy se publicaran más de 300 artículos, todos con el mismo nombre dando diferentes razones para trata de evitarlo. Sinceramente lo veo difícil, pero por intentarlo que no quede.

Para ver el desarrollo de la iniciativa siempre podéis hacer el seguimiento en Google y en Twitter.

4 comentarios para “La ciencia en España no necesita tijeras”
  1. Muy buena entrada y bien documentada, como tiene ser cuando se habla de Ciencia e Innovación.

  2. anonimo

    si ustedes ven las noticias o miran los pge de 2010 en el tema de I+D+I no se ha recortado nada en lo que a la investigacion propia se refiere. pero claro todavia existe a quien le interesa decir que el gobierno todo lo hace mal. pues miren a ver lo que le dedicaba el señor Aznar a las I+D+I( creo que ni sabe lo que es eso) y lo que le a ido dedicando zapatero en estos años de legislatura, y entonces ahi es cuando alomejor se sorprenden. dejen de quejarse.


¿No has encontrado lo que querias? Prueba buscando en todas nuestras entradas