Liam con su nueva prótesis impresa en 3D - Que Inventen Ellos

Las impresoras 3D están en auge, ya empiezan a haber múltiples modelos disponibles y no es extraño conocer a alguien que disponga de una en casa.

Con ellas se pueden imprimir multitud de objetos, pero uno de los campos donde pueden ser más interesantes es la fabricación de prótesis ortopédicas. No descubrimos nada diciendo que las prótesis ortopédicas son caras y que no están al alcance de todo el mundo, hay países en los que, afortunadamente, su coste lo cubre la sanidad pública, pero hay otros lugares (Y no tienen por qué ser países subdesarrollados) dónde el coste ha de pagarlo el enfermo o su compañía aseguradora.

¿Y por qué son caras las prótesis? Pues básicamente porque su diseño es exclusivo para cada paciente, hay que hacer pruebas, prototipos y al final se construye un modelo único para cada usuario.

La principal consecuencia de las impresoras 3D es la inversión y los materiales necesarios para fabricar prototipos son más bajos. No lograremos acabados espectaculares pero sí que se puede imprimir un prototipo funcional con un coste mucho más inferior.

Así que si unimos la causa y la consecuencia está bastante claro cómo pueden ayudar las impresoras 3D en el campo de las prótesis ortopédicas. Pero esto habrá que creérselo, así que nada mejor que un ejemplo:

coming up short handed (the Robohand blog)

Desde hace un tiempo, Ivan Owen, de Estados Unidos, y Richard Van, de SudAfrica han estado colaborando para desarrollar prótesis más económicas. La historia empezó cuando Ivan diseñó una mano mecánica y colgó el video en youtube. Richard, a quien le falta una mano pero tiene larga experiencia como artesano, lo vio y se ofreció para colaborar con él.

Su primer proyecto fue desarrollar una prótesis de dedo para Richard. El resultado les gustó tanto que decidieron buscar financiación para realizar más prótesis, siendo su segundo proyecto una mano para el pequeño Liam.

Liam, que nació sin dedos en una mano, lleva unos días con su prótesis nueva y su adaptación, que podéis ver en el video a continuación, ha sido extraordinaria! En sólo tres días ya es capaz de coger objetos con una mano que hasta entonces nunca había usado.

Para Ivan y Owen el proyecto acaba de empezar, la mano de Liam es el primer paso que han dado para ayudar a mucha más gente a poder tener prótesis que hasta ahora eran inalcanzables para sus bolsillos. Su primer paso ha sido compartir el proyecto en Thingiverse (Actualizado Mayo 2015: El enlace ya no está disponible) (La comunidad open source para compartir archivos 3D) con una licencia de acceso público (Todo el mundo puede usarla para lo que crean). A partir de ahí esperan que muchos colaboremos para mejorar y diseñar prótesis para mucha más gente, ya sea aportando ideas, compartiendo su historia o ayudándolos con donaciones.

Fuentes

La historia la he leído en gizmag, aunque también podéis seguir el blog que tiene Liam y Richard, coming up short handed (the Robohand blog), dónde van explicando sus avances de primera mano.

Los comentarios están cerrados.


¿No has encontrado lo que querias? Prueba buscando en todas nuestras entradas